Huawei vs. Apple: la batalla por el segundo lugar en ventas de smartphones

Hay fechas que son de vital importancia para una empresa. Su día de fundación, aquellas en las que anuncian alianzas estratégicas, aquellas otras en las que anuncian el cierre del mejor año en su historia… Para Huawei, la compañía china de alta tecnología especializada en investigación, desarrollo y equipamiento de comunicaciones, el 5 de septiembre de 2017 fue una de esas fechas. Y es que por primera vez en su historia y luego de varios años de constante y sostenido esfuerzo, la empresa logró un hito enorme, consiguiendo superar al gigante Apple en el segundo lugar de ventas de smartphones a nivel mundial, un acontecimiento insospechable hace unos años atrás (ambos detrás de Samsung que logró remontar sus ventas en 2017 luego del desastre mediático que significó la falla de fábrica de sus Galaxy Note 7 que en algunos casos hasta se encendían en llamas). Los resultados fueron develados por una firma de análisis independiente llamada Counterpoint Research y reflejan estadísticas recabadas durante junio y julio de 2017.

 

Es fácil para muchos (sobretodo los fans de Apple) restarle importancia al acontecimiento. Es decir, sólo semanas después, Apple recuperó su segundo lugar en el mercado con el lanzamiento del iPhone 8 y el iPhone 8 Plus, terminando de afianzar su posición en noviembre con el lanzamiento del iPhone X. Pero para muchos otros lo ocurrido en 2017 es el anticipo de una batalla que se va a continuar librando en 2018 y los años siguientes y que anuncia, de una vez por todas, la llegada de Huawei a un grupo muy exclusivo en la categoría de venta de smartphones.

 

Un extraño fenómeno en ventas

Una de los factores que hace más interesante este logro de Huawei es que, a pesar de haber conseguido el segundo puesto en ventas generales, la marca china no cuenta con ningún modelo de celular en el top 10 de ventas, conteo en el que Apple se ha ubicado desde hace tiempo en los dos primeros lugares con su iPhone 7 y su iPhone 7 Plus. El resto del conteo lo completaban en tercero y cuarto lugar el R11 y el A57 de OPPO (otra marca china), en quinto lugar el Samsung Galaxy S8, en sexto lugar el Redmi Note 4X  de Xiaomi (sí, otra marca china), el séptimo lugar para el Galaxy S8 Plus de Samsung, en octavo lugar el iPhone 6 y cerraban el ranking dos teléfonos de Samsung: el Galaxy J7 Prime y el Galaxy A5 2017. Las razones para este suceso tienen mucho que ver con el modelo de negocios de Huawei que, si bien ha sido fundamental para el éxito de la marca hasta ahora, puede significar el último obstáculo por vencer antes de llegar a pensar en el primer lugar en ventas mundiales.

 

El modelo de negocios viendo hacia adelante

Hasta la actualidad, Huawei alcanzó su fuerza de ventas gracias a un amplio abanico de modelos de smartphones que le permite competir en distritos estratos de consumidores. Esto ha sido indispensable en la penetración de la marca en mercados como África, el medio oriente y América Latina (y ni hablar de su nativa China, donde lidera el mercado con números exorbitantes). Pero para muchos expertos, la única forma de sostener el éxito logrado en 2017 pasa por ampliar su penetración en mercados como el sur de Asia, India y, sobretodo, los Estados Unidos. Y para lograr entrar en estos países, la mayoría coincide en que Huawei debe afianzar el reconocimiento de su marca en sus futuros compradores. Para esto debe contar con lo que en el rubro se conoce como un “hero device” (en español significiaría literalmente “dispositivo héroe”) que no es más que un modelo único que logra casi por sí sólo incrementar las ventas de la marca gracias a los grandes montos que se invierten en él y su promoción (por ejemplo, el iPhone para Apple). En pocas palabras, el consejo que muchos ofrecen a Huawei es el de invertir más en menos productos. Conscientes de este reto, sin embargo, la compañía ha estado promocionando su Mate 10 Pro, un modelo que ya ha causado gran impacto en China y Europa y esperan pueda ser su caballito de batalla en lo mercados que aún está por ganar.

 

El obstáculo de la confianza

Pero hay un obstáculo aún mayor que Huawei debe lograr superar para poder mantener su competencia con Apple interesante: el de la confianza en su marca (o más bien la desconfianza). Los vínculos de su CEO, Ren Zhengfei, con el partido comunista chino, han afianzado los temores de países como Estados Unidos, mercado que, como mencionamos antes, Huawei pretende atacar con fuerza en 2018. El miedo ha alcanzado tal dimensión que hay fuertes rumores de que la desvinculación entre la marca y el operador de telefonía estadounidense AT&T fue suscitada por presión política del senado de los Estados Unidos que aparentemente ve a Huawei como una amenaza de seguridad para el país. Huawei y sus representantes han negado una y otra vez que la marca haya sucumbido en el pasado a presiones del gobierno chino por filtrar información y han asegurado que pretenden mantenerse con esa política a futuro. Pero lo cierto es que el el desmoronamiento del trato con AT&T ha surtido efecto negativo en su la percepción de la marca en Estados Unidos y pronostica un año difícil para Huawei.

 

A pesar de todos estos obstáculos, lo cierto es que la llegada de Huawei a la palestra es un hecho y, así como nadie imaginó que una marca china podría posicionarse en un mercado como el de las telecomunicaciones, es difícil pensar que la marca no hará todo a su alcance para continuar demostrándole al mundo que lo ocurrido en junio y julio de 2017 no fue fortuito.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *