Etapas de la enfermedad de Lyme

No cabe dudas de que la enfermedad de Lyme se presenta por etapas y es una patología que puede afectar tanto a humanos como animales terrestres que habiten donde haya vegetación alta.

Y es que al principio puede ser muy sencilla, pero si no es atendida a tiempo terminará por evolucionar en afecciones muy difíciles de tratar.

Por eso es vital brindar información acerca de las 3 etapas de esta enfermedad a las personas que frecuenten lugares de hábitat de las garrapatas. Por eso, a continuación, te explicamos brevemente cada una de éstas para que tomes tus previsiones.

Primera etapa de la enfermedad de Lyme

En la primera etapa de la enfermedad de Lyme la bacteria que fue transmitida por la mordedura de la garrapata todavía no se ha diseminado por todo el organismo, razón por la cual aún no atacará a los diferentes sistemas del cuerpo y solo se verá afectada a la piel.

De ahí que el Lyme se manifieste como una erupción rojiza inflamada en la zona donde se produjo la picadura del animal. Ahora bien, el 54% de las veces dicho enrojecimiento se da en las extremidades inferiores y el 29% en el tronco del cuerpo.

Y los síntomas que se presentan son: fiebre, cansancio, escalofríos, cefaleas y malestar general.

Segunda etapa de la enfermedad

Ya en la segunda etapa, la bacteria está en la fase de diseminación por todo el organismo y es aquí donde estará empezando a afectar alguno de los sistemas del cuerpo (el cardiovascular, muscular, etc.) que haya sido infectado.

Y los síntomas que se presentarán serán: palpitaciones, disnea y también se pueden evidenciar fallos cardíacos.

Tercera etapa de la enfermedad

Esta última etapa se puede considerar como la fase crónica, donde se presentan afecciones que se prolongan por largos periodos de tiempo, debido a que la bacteria finalmente se ha diseminado por todo el organismo.

De ahí que también se le llame fase tardía y es aquí cuando comienzan los problemas neurológicos y musculoesqueléticos.

En este punto, se ven afectadas partes del cuerpo como las rodillas y otras articulaciones que pueden presentar artritis. Aunado a esto, también se evidencian problemas de sueño y pérdidas de memoria.

Por esto, es imposible ignorar la importancia de diagnosticar tempranamente la enfermedad de Lyme, sobre todo para evitar que evolucione en cada una de sus etapas y cause daños permanentes.

El llamado es a tomar precauciones como usar botas altas, camisas mangas largas y revisarse el cuerpo cada vez que se salga de la casa. Y nada más notar alguna picadura ¡acudir al médico! No olvides que un diagnóstico temprano frenará el avance de la enfermedad sin importar la etapa en la que se encuentre.