Como reaccionar al perder los frenos del coche

Puede que no haya una situación más estresante al manejar un vehículo que quedarse sin frenos. Algo así podría pasar si no se detectan las señales a tiempo, o quizás ocurra a causa de una avería súbita. Sea cual sea la razón del suceso es muy peligroso, puesto que los frenos son uno de los principales elementos de seguridad del coche. Para que el riesgo no sea mayor, es recomendable saber qué hacer al quedarse sin frenos y evitar un accidente lamentable.

¿Qué hacer sin frenos?

Lo primero que se debe hacer es aplicar a la lógica, y en este caso sería no pisar más el acelerador del coche. Es preferible continuar circulando con la velocidad que fuera ganado el vehículo antes de perder los frenos, al poco tiempo es posible que vaya disminuyendo su curso. Para algunos la respuesta más “práctica” es apagar el coche, sin embargo, es un gran error puesto que agravaría la situación al perder el control del vehículo.

Posteriormente se debe eliminar la marcha que se tenga seleccionada y colocar el vehículo en punto muerto, y después accionar con fuerza el freno de mano. Si habiendo terminado el proceso la situación es la misma y no detiene el coche, se introduce una marcha; por lo general, las bajas no las agarra, por lo que tendría que seleccionarse una alta y al poco tiempo reducir a una más baja. Con esto el freno motor podría ir deteniendo el coche, sí es así debe orillarse y solicitar ayuda técnica.

Si mientras circula sin freno divisa alguna zona de superficie arenosa cerca, no hay que dudar en dirigirse hacia ese terreno. Este tipo de suelos son los ideales para que el coche se detenga, podría reanudar la marcha a baja velocidad, sin embargo, si no está pasando por alguna emergencia, es preferible no conducir para evitar el riesgo de volver a tomar velocidad.

Cuando se trata de una vía con curvas y pendientes muy pronunciadas, suelen haber zonas de frenado que, en un principio, fueron pensadas para los camiones, pero pueden igualmente ser utilizadas por los coches si se ven en la necesidad de hacerlo. Si la velocidad no es demasiada, podría intentar girar el volante repetidamente de derecha a izquierda, así la fricción que se genera ayudará a reducir la fuerza del vehículo.

Este tipo de sustos pueden evitarse teniendo el mantenimiento al día y revisando el coche antes de salir de casa. Cuando se detectan averías en componentes primordiales como los frenos es preciso reparar cuanto antes. Para ello puede valerse de piezas segunda mano renault, Toyota, Nissan o cualquiera que sea la marca de su coche; es muy probable que lo consiga por la amplia variedad que ofrecen estas empresas.